Cómo escribir el discurso de boda perfecto

Te ha tocado, eso te pasa porque los novios te tienen mucho cariño… si estás leyendo este artículo lo más seguro es que te ha tocado ser uno de los que hable en la ceremonia. No te preocupes, si te han elegido a ti, es porque les conoces lo suficiente y te va a salir genial.

Hoy te vamos a dar algunas técnicas para no ser ni muy pesado ni demasiado cursi… Apunta:

  1. Entérate de quién más lee en la ceremonia.

    Si eres el único, tienes que hacer el mejor texto de toda tu vida, no es por meterte presión, pero al ser tú solo tendrás que hablar por otras personas. Si habláis más de uno del grupo, asegúrate de que no decís lo mismo. Podéis reuniros los que habléis para organizaros y que os quede una ceremonia de lo más bonita.

  2. Piensa porque te habrán elegido a ti.

    Si te han elegido a ti es por algo, o escribes bien, o te tienen mucho cariño o simplemente conoces muy bien su relación. Céntrate en lo que te parezca más especial de ellos o incluso habla de la evolución de la relación.

  3. Si hablas por una de las partes.

    Si te han elegido por uno de los novios, haz hincapié en vuestra relación pero no te olvides de poner alguna que otra frase sobre la pareja. A todo el mundo nos gusta escuchar lo que ha cambiado para mejor nuestra pareja gracias a nosotros, tienes un filón ahí.

  4. Toque de humor.

    Cuenta una anécdota divertida, alguna cagada que hayas hecho con ellos… seguro que tú sabes mejor que nadie que decir para sacar una carcajada a los invitados.

  5. Claro y directo.

    No te enrolles, vete al grano. Te recomiendo que no tardes más de 5 minutos o perderás la atención del público, llegando incluso a ser pesado.

  6. Se natural.

    No busques textos rebuscados ni palabras redundantes. Expresa lo mucho que les quieres de la manera más directa y cariñosa posible.

  7. No te olvides de la chuleta.

    Llévate un esquema o una hoja para que no se te olvide nada. A veces, los nervios te pueden jugar una mala pasada y hacer que te quedes completamente en blanco.

  8. Ensáyalo.

    Dilo delante del espejo al menos una vez, pero sin tomártelo como una actuación del colegio.

  9. Disfruta de ese momento y no te pongas nervioso.

    Imagínate que estás tú solo en casa o simplemente con ellos. No pasa nada si se te caen un par de lágrimas, le darás un toque sentimental precioso.

  10. Ciérralo con alguna frase bonita.

    Puede ser: felices para siempre, que haríais el uno sin el otro, ya no os imagino separados…

Comparte tu discurso y ensañamos lo bonito que ha quedado, estaremos encantados de verlo.

Compartimos una selección de discursos a novios, para que cojas ideas…

Discurso de un familiar

Discurso del mejor amigo del novio

Discurso cómico de dos personas